logo corp hcuch

> Geriatría > Enfermedades que trata > Síndrome de polifarmacia


SÍNDROME DE POLIFARMACIA

Generalmente las múltiples enfermedades y comorbilidades que se presentan con el pasar de los años conducen a la utilización de varios medicamentos, cada uno para tratar distintas enfermedades o condiciones.

 

El síndrome de polifarmacia puede presentarse por duplicidad de medicamentos para una misma enfermedad debido a que en ciertas oportunidades las personas mayores consultan a distintos médicos y no tienen el listado completo de todos las medicinas que ya están utilizando, no recuerdan los nombres o el tipo de fármacos que están recibiendo, entre otras.

 

El uso simultáneo de varios medicamentos es una situación frecuente en las personas mayores y corresponde a una problemática habitual en los ancianos. Este síndrome se define como el uso de 5 o más medicamentos durante el día, ya que a partir de este número, los riesgos comienzan a aumentar significativamente.

 

SÍNTOMAS

En los mayores, los medicamentos son simuladores de enfermedad, pudiendo alterar exámenes de laboratorios, provocando la aparición de diversos síntomas, que muchas veces son causa de más consultas al médico: pérdidas de memoria, alteraciones de sueño y del ánimo, palpitaciones, caídas, depresión, vértigo, mareos, somnolencia, agitación, etc.

 

AUTOCUIDADO

El uso de varios medicamentos puede dar lugar a lo que se conoce como interacciones farmacológicas, que es la interferencia que un medicamento puede provocar sobre la acción de otro y de esta manera disminuir el efecto farmacológico esperado (inefectividad) o bien aumentar su riesgo (inseguridad).

 

¿CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO?

Consulte a lo menos 2 veces al año para revisar cada una de sus terapias. Es recomendable que cada vez que consulte médico lleve todos sus medicamentos, evite el uso sin indicación médica, así como también la utilización de hierbas medicinales, ya que éstas también pueden interaccionar con algunos fármacos.

 

EXÁMENES QUE SE INDICAN

La evaluación de la terapia se logra a través de una evaluación clínico-farmacológica, mediante la entrevista y construcción de la historia fármaco-terapéutica y en algunos casos, puede ser necesario la solicitud de ciertos exámenes de sangre.